lunes, 6 de febrero de 2012

Condenar a Garzón, es condenar a las víctimas



El The New York Times publica, días pasado, en defensa del juez Baltasar Garzón. "España es ahora una democracia viva, pero el juicio contra Baltasar Garzón iniciado la pasada semana [el de la memoria histórica] es un preocupante eco del pensamiento totalitario de la era de Franco", asegura la cabecera.

Para The New York Times, el Tribunal Supremo "nunca debió haber aceptado este caso", abierto, recuerdan, tras la denuncia de "dos grupos de extrema derecha".

Garzón actúo amparado en el derecho internacional, para el que la Ley de Amnistía, no era aplicable en delito contra la humanidad. Cuando Garzón encauso a dictadores y criminales de otros países, juristas independientes de su afinidad ideológica, respaldaron ampliamente las acciones emprendidas por el magistrado de la Audiencia Nacional.

Algunos de esos juristas, políticos y ciudadanos españoles aplaudieron la iniciativa del Juez Garzón, hasta que tomo la decisión de investigar las denuncias de familiares de desaparecidos de la dictadura franquista. Basado en la Ley de la Memoria Histórica. Ley por otra parte, a todas luces corta en cuanto al amparo de las víctimas.

Los contrarios a la Ley de la Memoria Histórica, utilizan el argumento; en la guerra todos hicieron barbaridades, cuestión con la cual no estoy de acuerdo. Pretenden meter en el mismo tiempo, lugar y espacio la atrocidades del franquismo. Lo que se está juzgando, por el Juez Garzón, es la desaparición de las personas que fueron asesinadas, una vez el bando sublevado se hizo con el control de la zona, por un lado y terminada la guerra la desapariciones de los perdedores. Y, los asesinatos selectivos y controlados de los opositores al régimen dictatorial y asesino del franquismo.

El Juez Garzón es un personaje controvertido en la aplicación del concepto de la justicia, pero defensor de la Ley, y de está, como garante del Estado de Derecho, como bien supremo de la convivencia pacífica, como la igualdad entre las persona, todos somos "iguales ante la Ley". Todos tenemos los mismos derechos, por el hecho de ser ciudadano español y habitante de este planeta, hay que defender la ley basada en la declaración de los derechos humanos, como elemento supremo de la justicia universal.

Porqué tenemos procesado al Sr. Garzón, [Se junta el hambre con la ganas de comer] formalmente por una denuncia de "Manos Limpias", -sindicato de extrema derecha-, que caben todos en un taxis. Es decir, por aquellos que defienden el régimen franquistas, causante del dolor de las víctimas y sus descendientes. Y por otro, las ganas que algunos jueces tenían de parar los pies al Juez "Estrella" y aquí curiosamente, coinciden: conservadores y "progresistas". Sé puede entender que el sector conservador no quiera remover las ascuas del pasado e intenten paralizar cualquier condena de los crímenes del franquismo. Pero lo jueces progresista que por un quitames esas pajas, se sumen también a esta cacería del juez Garzón, me parece menos compresible, a mí, y por su puestos a los herederos de las víctimas.

El simple hecho de abrir el juicio contra el Juez Garzón, ya es en sí, una manifestación del Poder Judicial contraria a las víctimas del franquismo.

Una condena del Juez Garzón en este caso, es una condena a las víctimas de la dictadura que seguirán condenada al ostracismo.

No entiendo que en este juego, los jueces de este país, quieran seguir machacando a las personas, decentes de todas la ideologías, [menos obviamente la triunfadora] que dieron su vida por un ideal de libertad y convivencia. No sé puede legitimar el franquismo de está, ni de ninguna manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada