martes, 10 de abril de 2012

El Pacto de Izquierda, un soplo de esperanza.


El pasado día 25 de marzo los ciudadanos andaluces dieron  la mayoría electoral y social a la izquierda (PSOE –IUCA), ocasionando decepción en las filas del PP, en la cúpula empresarial, -que ya se estaban repartiendo el pastel- y en la derecha mediática, arreciando los insultos al uso, (cateto, inculto, subvencionado, etc.) hacia los andaluces por el sentido de sus opciones políticas. Con esto demuestran de que no se enteran de nada y mientras las vísceras les funcione más que el la razón, seguirán perdiendo elecciones tras elecciones en Andalucía.

La imagen, que esta derecha, quieren proyectar de Andalucía no se corresponde con la realidad, y es ahí donde chocan frontalmente con la mayoría de la población de esta tierra. 

Los andaluces sabemos como habitábamos hace treinta años, antes de que existiera la Comunidad Autónoma, que conquistamos en referéndum por la vía del famoso art. 151 de nuestra Constitución, y que hoy quieren cambiar en su lucha contra el estado de las Autonomías, centralizándolo todo en Madrid. Como siempre la derecha en su concepción centralista de España.

Los Andaluces conservamos fresca la memoria de cuando la gente se moría en sus pueblos  por no tener asistencia médica, ni hospitales cercanos, a los cuales unos porque no tenían posibles para pagar los gastos sanitarios, y otros porque las carreteras eran intransitables. O cuando el índice de analfabetismo, se cebaba con las clases populares y las mujeres en especial.

Andalucía hoy, con sus gobiernos progresistas, tiene una sanidad ejemplar, situándose entre las primeras del mundo, en redes de carreteras conectando capitales de provincia entre sí, y a su vez con todos sus municipios, por muy alejados que estén es un hecho indiscutible. La articulación ferroviaria. La investigación en el campo sanitario estamos entre los primeros de España, en la industria aeronaval igualmente, en las energías renovables, es decir Andalucía  no es lo que se proyecta desde la derecha ultramontana y los dirigentes del PP.

Las promesas del PP, todo el mundo aquí sabía que eran mentiras, tras mentiras, como se está viendo después de la elecciones, por ello los andaluces una vez más tirando de su sabiduría y a través del bagaje de las diferentes culturas, que durante siglos hemos ido alcanzando, y por otro lado,  sufrir el machaqueo y la dejadez de nuestra tierra por parte de los que tenían las propiedades y el poder, por ello, las  clase populares decidieron dar la mayoría a la izquierda, con un correctivo al PSOE, por sus casos de corrupción.

Esta es una oportunidad que se le presenta a la izquierda para realizar un gobierno de acuerdo con los intereses de la mayoría de los ciudadanos, y que le dé una salida progresista a esta crisis; defendiendo la sanidad, la educación, las políticas de dependencias y asistencia a los más bebibles. Una articulación solidaria de la sociedad. Una política en: I+D, en inversión pública buscando los mecanismo de colaboración entre la iniciativa público-privada, que permita la creación de empleo y reactive la economía de Andalucía.

Todo lo anterior será posible si se forja el acuerdo de la izquierda parlamentaria (PSOE-IUCA); las formulas posibles: 1) entrada en el gobierno de IUCA. 2) apoyo parlamentario con programa estable de gobierno, y comisión de investigación para depuración de responsabilidades en los casos de corrupción, y 3) Acuerdos parlamentarios durante el primer año, una vez resuelto los casos de corrupción, entrada de IUCA en el gobierno de la Junta  , en estos tres escenarios se podrían sentir cómodas ambas formaciones.

Lo que los andaluces progresistas no concebirán que la izquierda no se entienda, como esbozan algunos en IUCA (Sánchez Gordillo), sobre la tesis que es igual PP y PSOE, porque esto no es verdad y ahora que el PP gobierna en el Estado Español, comenzamos a ver las diferencias; en políticas de igual, en derechos de las mujeres, en asistencias de los más desprotegidos, en la propia reforma laboral, así como en la presencia de los poderes eclesiásticos que empieza a asfixiar a los que somos laicos.

Yo confió, y mucho, por las declaraciones de Diego Valderas, en que la izquierda asumirá su compromiso con los ciudadanos permitiendo un gobierno fuerte, para luchar contra los ataques que va a recibir Andalucía con el gobierno del PP,  totalmente partidista, revanchista y en permanente campaña electoral.

El futuro de IUCA dependerá de su actitud. Los ciudadanos andaluces le han dado la confianza  doblándole el número de diputados, que podía haber sido mayor, si no estuvieran los antecedentes de Extremadura y los errores del 94, cuando la pinza, que llevo a IUCA a sus peores resultados. IUCA tiene que reivindicar la transparencia en la gestión, evitando los casos de corrupción y el amiguismo, teniendo toda la legitimidad en ello.

El PSOE y IUCA tienen la obligación de entenderse y devolver la ilusión a la izquierda de este país, recuperar para el proyecto progresista en la defensa de los valores de solidaridad, igualdad de oportunidades a los jóvenes andaluces.

Esta oportunidad histórica, que a dado la mayoría de los andaluces al PSOE e IUCA, no la pueden derrochar, sería de una irresponsabilidad sobre el futuro del bienestar de Andalucía,  que se pagaría en las próximas elecciones, con su desaparición como fuerzas útiles

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada